Una oportunidad para educar las competencias digitales

La situación de confinamiento vivida en muchos países ha obligado a pasar de una vida presencial a una nueva realidad desde la distancia. Ha sido un cambio complejo, sobre todo para aquellos que no habían tenido ocasión de preparar previamente una transición tan radical y han tenido que adaptarse en tan poco tiempo. De esta situación estamos aprendiendo mucho, tanto por las dificultades a las que nos estamos enfrentando como por las posibilidades que se están abriendo. Y en el ámbito de la protección de niñas, niños, adolescentes y adultos vulnerables, una de las grandes oportunidades que se nos presenta es educar las competencias digitales.

La prevención y protección de menores asienta sus bases en la formación y en la supervisión tanto de actividades, como de personas, espacios y procesos. Es algo que cobra especial relevancia en el contexto digital al tratarse de un mundo novedoso para mucha gente y, a la vez, comporta una serie de elementos que dificultan el seguimiento y supervisión. La situación de confinamiento ha hecho que aumentemos nuestra vida online para poder seguir en contacto con nuestros seres queridos, para continuar con nuestra actividad profesional o educativa, o, simplemente, para entretenernos en casa. Según las estadísticas, hemos duplicado las horas delante de las pantallas, el uso de aplicaciones de videoconferencia o el acceso a plataformas educativas. Ha sido un gran salto en muy poco tiempo y, quizás, no siempre hemos tenido en cuenta los elementos de riesgo que se podrían producir.

A las ya clásicas técnicas de cibergrooming que los delincuentes utilizan en redes sociales, en el chat de videojuegos o por medio de técnicas de phising, vishing, smishing o instalación de malware, tenemos que añadir nuevos fallos de seguridad derivados de falta de prevención y formación. Uno de los ejemplos más llamativos durante esta época de confinamiento ha sido la aplicación Zoom. Además de los fallos de seguridad que el sistema tenía y que, según la empresa, han sido solucionado en la última actualización, se han producido multitud de hackeos debido a la difusión de enlaces y claves de acceso a reuniones de Zoom que, sin ninguna precaución, se enviaban abiertamente a redes sociales. No toda la culpa ha sido de la compañía, sino también de un mal uso de este tipo de aplicaciones.

A todo ello hay que añadir la necesidad de tener a los niños entretenidos en casa durante tantas semanas seguidas. A pesar de estar los padres en casa junto a los niños, el cansancio ha provocado la bajada de guardia y fallos en la supervisión de lo que los menores podían estar haciendo en Internet. Un ejemplo concreto es el del consumo de pornografía durante la etapa de cuarentena. En España, las visualizaciones han aumentado un 61,3%, según el informe de Pornhub, el sitio web de pornografía más grande del mundo. Y son otros estudios los que ya nos han recordado en numerosas ocasiones que el inicio del consumo de pornografía se ha adelantado a la edad de 8 años.

Las familias y los centros educativos son cada día más conscientes de que la formación online va a convertirse en un elemento vertebral de la educación de ahora en adelante. Ello conllevará muchos cambios en la metodología, en la evaluación, en las dinámicas del día a día, pero no podremos olvidar el elemento fundamental de la seguridad. Para ayudarnos a ello tenemos varias iniciativas que están tenido muy buena acogida, tanto en el contexto educativo como en el familiar.

Pantallas Amigas’ nace en el año 2004 con la misión de la promoción del uso seguro y saludable de Internet y otras TIC, así como el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia. Desarrolla proyectos y recursos educativos para la capacitación de niños, adolescentes y familias de forma que puedan desenvolverse de manera autónoma en Internet, siendo el objetivo final que desarrollen las habilidades y competencias digitales que les permitan participar de forma activa, positiva y saludable en la Red. Entre las temáticas que abordan están el ciberbullying, sexting, sextorsión, grooming, seguridad y privacidad son algunas de las temáticas que abordamos de forma preferente. Sus recursos están disponibles en Español, Inglés y Portugués.

Sé genial en Internet’ es un proyecto de Google que tiene por objetivo enseñar a los niños los conceptos fundamentales de ciudadanía digital y seguridad para que puedan explorar con confianza el mundo online. Entre los contenidos del proyecto se ofrecen pautas para pompartir contenidos con cuidado evitando las noticias falsas y la difusión de datos personales, indicaciones para no caer en trampas y proteger la privacidad, normas de comportamiento en Internet fomentando el respeto y la amabilidad, y otros muchos recursos para profundizar o contactos a los que acudir ante dificultades. Organizaciones como iKeepSafe, ConnectSafely o Family Online Safety Institute colaboran con este proyecto dirigido a menores, familias y educadores. Está disponible en múltiples idiomas.

A partir de la crisis del COVID-19 nos estamos enfrentando a un escenario nuevo en muchas dimensiones de nuestras vidas y uno de ellos es el mundo digital. A no ser que decidamos convertirnos en eremitas en lo alto de una montaña, para la gran mayoría de nosotros no es opcional estar o no estar en el mundo digital, pero lo que sí está en nuestra mano es decidir el modo en que queremos estar y qué medidas de prevención y protección vamos a implementar tanto para nosotros como para los menores que tenemos a nuestro cargo. Una crisis trae cosas malas, pero también oportunidades nuevas. Aprovechemos esta oportunidad para dar un salto cualitativo en la educación de las competencias digitales.